Adelanto: Gatita maulladora, León rugidor.

¡Buenos humed@s días/tardes/noches!

¡Aquí el adelanto del próximo relato, el cual se publicará en breves!

Gatita maulladora, León rugidor.

Adelanto:

—Tiene sus ventajas —digo.

Me mira, la miro y acercó mis labios poco a poco hacia los suyos.

Nos besamos mientras aprieta fuerte su mano a la vez que yo la acerco a mí. Noto sus pechos chocando contra mi torso mientras nuestras lenguas se entrelazan y sus dientes buscan morderme la boca.

Mi mano que pasea por su espalda y hace que ella esté pegada a mi empieza a pasearse por su espalda, palpando su piel a través del fino cuero de su disfraz, cada vez acercándose más a la cintura. Cuando mis yemas empiezan a rozar su respingón y lindo trasero se cambia la canción a una más movida y separamos nuestros labios.

Le hago rodar frente a mí y empezamos a bailar. Aprovecho cada momento para rozarnos y ella hace lo mismo. Nos buscamos, nos palpamos y no dejamos de devorarnos con la mirada.

—¿Vamos a por un chupito? —me dice, cerca de la oreja.

Le contesto besándole el cuello, ella muerde el mío.

—Buen sí —dice, guiñándome un ojo y besándome inmediatamente después.

—¿Vamos ya?

—Sí pero a la otra barra. Así no nos molestarán —dice, volviéndome a guiñar el ojo.

Nos volvemos a besar, aún más apasionadamente. El alcohol ingerido hasta el momento ayuda y nos desborda. El chupito no es más que una excusa para dejar de bailar y estar el uno por el otro, estoy seguro.

Vamos a la barra, pedimos chupito, brindamos, apoyamos el vaso, bebemos y nos comemos los labios. Cuando me doy cuenta en la barra hay dos chupitos más. Miro y veo a una camarera guiñándome un ojo. Invita la casa, la casa quiere que no nos durmamos. La casa gana.

—Otro brindis —dice, se ha dado cuenta de los chupitos.

Volvemos a brindar y nos volvemos a besar. Esta vez ella coge mi mano y la lleva directamente a su trasero, lo palpo. No sé si es por el cuerpo pero parece que no lleve nada debajo y eso hace que mi entrepierna se altere aún más, pero más se altera cuando compruebo que ella empieza a palpármelo mientras sus labios bajan por su cuello en busca del torso por el que no ha dejado de babear.

—Creo que deberíamos ir a un sitio menos concurrido —le susurro en la oreja.

Separa sus labios de mi cuello, aprieta mi miembro con su mano y me muerde la oreja.

—Sé de un lugar —me susurra tras sacar los dientes que me tiene clavados.

—Pues vayamos —le susurro yo frente a sus labios y la beso inmediatamente después. Nos enlazamos mientras nos magreamos. Poco importan ya la música o el baile. Tras unos segundos nos separamos y ella me coge de la mano para tirar de mí y llevarme a donde pasaremos a la fiesta mayor.

Espero que os haya gustado y tengáis ganas de leer la historia completa. Atentos al blog.

Recordad que podéis comprar mis antologías y novelas cortas en Amazon: https://perversocaballero.com/comprar-2/

Y que hay más relatos por leer: https://perversocaballero.com/relatos-perverso-caballero/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s