Relato: Servicio de habitación completo.

¡Buen@s humed@s días/tardes/noches!

¿Os imagináis encontraros con un/a recepcionista que despierte tus instintos más básico nada más entrar por la puerta del hotel? ¿Enontrarle/a de fiesta? ¿Compartir tragos? ¿Tener un servicio de habitación completo al llegar al hotel?

Espero que disfruten tanto como aquí escribiéndolo.

Servicio de habitación completo.

Verano, calor, vacaciones con amigos. ¿Qué más se puede pedir? Pues lo que tengo frente a mis ojos.

La recepcionista del hotel es de nuestra edad y si nos dicen que nos matemos los amigos hasta quedar solo uno por ella lo hacemos.

Está sentada, mirándonos fijamente. Tiene un rostro angelical, piel blanca y maquillada para resaltar sus pómulos, sonrojados, y sus profundos ojos. Cabello largo, que le cae por encima del hombro, de color rojo cobrizo haciendo que destaque aún más su blanca piel. Sus finos labios dan ganas de besarla y su sonrisa es cautivadora, mostrando una dentadura perfecta y las marcas en las mejillas de quien tanto sonríe, haciéndola adorable a la vez que deseada.

—¡Pero quieres dar ya las reservas! — me grita uno de mis compañeros, golpeándome el hombro.

—Tranquilo, no pasa nada — dice con una viva voz, sonriéndome esta vez a mí. No quiero saber cuántas veces habrá dicho algo y yo no lo habré escuchado por estar embobado mirándola.

—Aquí tiene, disculpa. No me había enterado — le dijo sin disimular mi atracción por ella, mirándola fijamente. El uniforme del hotel le realza los pechos, con un pequeño y sensual escote. Teclea algo en el ordenador y se levanta. Va a los cajones de atrás y abre uno de los de arriba, juntando las piernas y marcando un hermoso trasero enfundado en una minifalda de tubo, de donde salen unas preciosas y finas piernas guardadas en unas sensuales medias. Mi mente se nubla y empieza a pensar perversidades de todo tipo. Cuando se gira me muerdo el labio inferior y veo que me mira con la boca abierta, con sorpresa. Luego deja escapar una risilla mientras agacha la cabeza, mirándome de reojo, hasta que vuelve a sentarse.

—Servicio completo y cuatro habitaciones individuales, estás son vuestras llaves y las pulseras.

—Sí, por si alguno pescamos — dije un compañero. La chica se ríe.

—Pero que yo no os vea ni me entere

—Estaría bien que lo vieras — murmuro y me mira, mordiéndose la punta de la lengua y mostrando una tímida sonrisa.

—Que tengáis suerte — añade mientras me guiña un ojo.

Cogemos las llaves y vamos a nuestras habitaciones. Quedamos en la mía y nos pasamos más de treinta minutos comentando lo buena que está la recepcionista y lo que le haríamos cada uno.

Tras irse cada uno a su habitación y acicalarse bajamos a cenar al bufet libre del hotel. Nos ponemos las botas y quedamos en una hora en recepción para salir de fiesta. Mientras salimos del bufet vemos a la recepcionista que está saliendo del hotel.

—¡Disculpa! — grito, asombrando a mis colegas. Ella se para, me mira y sonríe. —¿Sabes de algún lugar bueno para salir de fiesta?

—Claro, me conozco todos los buenos — me dice guiñándome un ojo.

—Pues el que más te guste — contesto, mostrando media sonrisa.

Tras esa conversación efímera, y que me ha encendido cual cerilla en un bosque seco, volvemos a las habitaciones con un plan, un lugar y ganas de ligar.

Llega el momento acordado. Estamos duchados, vestidos y arreglados. Nos damos la mano y nos miramos fijamente, sabemos que tenemos que hacer. Si uno tiene posibilidad de ligar con alguna que tiene amigas los demás intentamos entretener a las amigas hasta que la química haga efecto. Por descontado si tiene posibilidades de ligar con alguien y solo tiene una compañera o menos los demás nos desviamos. Conclusión: si uno de nosotros puede triunfar el resto hará lo posible para que triunfe aunque eso implicase volver andando desde el pueblo de al lado.

—¿Creéis que estará la recepcionista? — pregunto, mordiéndome el labio mientras me la imagino vestida de gala.

—Pues puede ser, nos dijo el lugar que más le gustaba — contesta uno de mis amigos.

—Más bien se lo dijo a él, parece que la tienes en el bote — añade otro, pero creo que se equivoca.

—Más bien me tiene ella en el bote a mí — digo, ante lo que los cuatro reímos.

Llegamos a la discoteca y esperamos en la cola mientras tenemos conversaciones banales y miradas y gestos cada vez que vemos un tipazo pasar cerca de nosotros.

Tras veinte minutos logramos entrar y nada más poner tres pasos dentro de la discoteca, cerca de los baños, nos topamos con la recepcionista, aún más deslumbrante, junto a unas amigas suyas. Nuestras miradas se cruzan, ella se para y sus amigas lo hacen tras unos pasos.

—¡Ho-hola! — exclamo torpemente.

—¡La recepcionista! Tenías razón, este parece un sitio genial — añade uno de mis amigos.

—¿Veis? Sí es que tengo buen gusto.

—¿Los conoces? — pregunta una de sus amigas, a quienes les explica que somos clientes de su hotel. — Pues hay que celebrar este encuentro, ¿Un chupito? Pero invitáis vosotros.

—Eh, eh, mira que lista la chiquilla — ríe uno de mis amigos.

—¿Qué pasa? Cada uno invita a una, es el destino.

—Tu ya has elegido a quien invitar, ¿No? — Me dicen, golpeándome mientras les miro con recelo. Las amigas ríen, la recepcionista me mira sonriente.

—Sí, creo que invitare a la preciosidad que nos ha atendido hoy — contesto mientras le guiño un ojo.

—Pues vamos — añade ella, cogiéndome del brazo y guiándome hacía la barra.

Llegamos todos a la barra y pedimos los chupitos, de tequila. Nos ponemos la sal en la mano, lamemos, bebemos y después mordemos el limón. Sacudimos las cabezas y nos reímos

—¿Te apetece un baile? — Me dice la recepcionista mientras me tira de la mano hacía la pista.

Esta sensualmente sexy, divina. Su cabello ondulado con flores decorándolo la hacía parecer una ninfa. Lleva un vestido claro, creo que blanco aunque por las luces de la discoteca no lo veía bien, con decorado floral. Era corto, dejando sus preciosas piernas al descubierto, casi viendo sus preciosos muslos en su totalidad, mientras que un cinturón marrón, fino, realzaba sus pechos al llevarlo por debajo de estos. Los hombros los tenía al descubierto y le hacía un escote increíblemente tentador. Sus senos se mostraban tersos y esponjosos, blancos como su piel y bellos como su rostro. Su blanca sonrisa invita a besar sus finos y rojos labios mientras que su mirada te desnuda con sus pequeños ojos.

—¿Qué te pasa? ¿Te vas a quedar quieto? — me preguntó ante mi embobamiento al contemplarla. Tan solo sonreí y me puse a bailar, acariciándole la cintura.

Ella tenía ritmo. Movía los brazos de arriba abajo, haciendo que sus pechos se moviesen, acercándose y alejándose de mí. Yo le acariciaba la cintura, le agarraba las manos y le hacía dar vueltas sobre sí misma. A veces quedaba de espaldas a mí, pegados, rozando con su precioso culo mi entrepierna, la cual notaría sí o sí que estaba encantada de tener sus nalgas ahí. Estuvimos bailando un buen rato, cada vez más íntimamente, más lascivamente, y cuando me di cuenta ninguno de mis amigos y de sus amigas estaban cerca de nosotros.

—¿Quieres otro chupito? — pregunté susurrándole a la oreja mientras movía su culito entre mis manos.

—¿Quieres emborracharme y aprovecharte de mí, travieso? — preguntó con un tono picarón, mientras pasaba sus manos por mi torso, bajándolas lentamente.

—Y aunque no te emborraches también — contesté, guiñándole un ojo.

Sonrío y de nuevo me llevo hasta la barra. Al otro lado estaba uno de mis amigos con una de las amigas de ella. Él me vio pero la amiga estaba de espaldas a la barra. Me enseño el pulgar para arriba y acto seguido empezó a comerle la boca y a magrear a la compañera. Me alegro por él.

Pedimos un chupito de tequila y nos lo trajeron, junto al limón  la sal.

—Vamos a tomarlo de una manera distinta — Dice mientras se empieza a echar la sal en el cuello. —Primero chupas mi cuello, luego bebes el chupito y finalmente muerdes el limón que tengo en la boca — Se coloca dicha fruta entre sus dientes y respiro, respiro muy fuerte. Mi corazón late y mi entrepierna también, puede que ésta última de forma más salvaje.

Me acerco lentamente y paso la lengua por su cuello, por donde ha echado la sal, escuchando un suspiro lascivo por su parte. Bebo el chupito y pego mis labios a los suyos, mordiendo el limón, y pasando mi lengua por su boca, luchando contra la suya, besándola apasionadamente.

Nos tiramos varios segundos morreándonos hasta que nos separamos.

—Bueno, ¿Qué te ha parecido el chupito? — me pregunta, mordiéndose el labio.

—Estupendo, pero aún falta el tuyo — contestó, sonriente, mientras miro de reojo al otro lado de la barra y veo que mi compañero ya no está.

—Pues vamos a ello, ponte la sal.

Repetimos el ritual pero esta vez no nos soltamos tan rápido. Llevo mi mano a su culo y ella me agarra la cara mientras nos besamos apasionadamente. Cuando nos separamos nos miramos y pedimos otro chupito. Ya noto como el alcohol recorre mi cuerpo. Tras ese último trago vamos a la pista de baile y nos ensalzamos con la música y la euforia. Movimientos varios, roces en cada oportunidad, tocamientos… Su culo pegado a mi cintura, rozando con sus nalgas mi entrepierna, mientras aguanto su cintura y me muevo a mismo son que ella…

Pasan las horas, los chupitos, los besos y los tocamientos. Estamos ardiendo; por el calor, el alcohol y la pasión. Hace rato que hemos dejado de bailar y solo nos besamos y magreamos disimulándolo en abrazos mientras movemos las cinturas levemente de un lado al otro en un intento inútil de parecer que bailamos.

—Oye, ¿No es hora de ir volviendo? — Me pregunta, sin dejar de pasar su mano por mi torso y morderse el labio mientras me mira a los ojos.

—Uf, no sé si sabré volver al hotel…

—Tranquilo, ¿Tenías servicio de habitación completo, verdad?

—Sí… — contesto, sonriendo.

—Pues yo te llevo — me dice, guiñándome el ojo. —Pero antes otro chupito más, ¿No?

Efectivamente. ¿Cómo negarse? Nos tomamos el chupito y nos marchamos de las discotecas. Ni yo pregunto por sus amigas ni ella pregunta por mis amigos.

No tardamos en llegar al hotel, o eso creo ya que tampoco tengo la noción del tiempo muy estable.

—Entraré yo y hablare con la que está de recepcionista y luego te sigo.

—De acuerdo.

Entra, se pone a hablar y paso yo al cabo de un par de minutos. La espero al final de la escalera del primer piso y tras estar hablando un rato aparece. Imagino que no querría que nos viesen entrar juntos, no creo que tengan permitido dormir con clientes. Me besa ahí mismo y la apoyo contra la pared. Empiezo a magrearle el culo, por debajo del vestido… me moría de ganas de palpar más sus nalgas y las agarro a la perfección gracias a que lleva tanga. Suaves, tersas, palpables…

Me muerde el labio, y se pega a mí, pasando sus piernas entre las mías y rozándose con ellas, notando con mi pene todo su hermoso cuerpo. Tras varios intentos logro llegar a rozar su coñito, a través del tanga, con la punta de los dedos. Está húmedo, lo tiene mojado, y yo me empalmo al oír un ahogado gemido en mi oreja.

—Vamos… — me susurra y después me muerde mientras se inclina y coloca su entrepierna sobre mi mano, pudiendo palparle todo el coño. Se lo presiono, jugueteo por encima de la tela y pellizco levemente. Se agarra a mi espalda y vuelve a ahogar un gemido. Saco la mano y me la llevo a mi habitación corriendo.

Inserto la tarjeta mientras ella no deja de acariciarme desde atrás, pasando los brazos por mis laterales y tocándome… roznado la entrepierna, soplándome en la nuca, lamiendo con la punta de su lengua mi cuello… Tardo en acertar a abrir.

Cuando abro le agarro de los brazos y me giro. La beso apasionadamente, agarrándole el culo hasta casi subirle el vestido entero. La meto para dentro y la pongo contra la pared. Mis manos suben por su culo hasta llegar a sus manos, las cuales sujeto contra la pared también. Doy patadas a ciegas para cerrar la puerta mientras le beso y nos movemos, refregándonos como podemos.

Logro cerrar la puerta, dando un portazo y posiblemente despertando a más de uno, momento en que vuelvo a agarrarle las nalgas y la subo. Ella se agarra a mi cuello con sus brazos y a mi cintura con sus piernas. Es ligera y se acopla muy bien a mí. Debe de estar notando mi pene rozarse con su húmedo coño porque no deja de restregarlo contra éste.

La llevo hasta la cama y la dejo caer, levemente. Me quedo de pie mirándola, contemplando su belleza y sensualidad. Está apoyada en sus brazos, tumbada, mirándome con una cara lasciva que quiere lo mismo que yo. Sus piernas están cruzadas y las mueve lentamente, abriéndolas, mientras sube su vestido sutilmente con sus manos.

Me desabrocho el pantalón, ella se muerde el labio y abre más sus piernas. Inmediatamente me vuelve el olor a flores que tiene, un fragante aroma que la hace aún más irresistible. Parece una sirena que llama a mis más salvajes instintos. Tras desabrocharme el pantalón me pongo en la cama y la ayudo a abrir sus piernas.

—Que lanzado… — dice mientras me mira, momento en que bajo la cabeza y la meto por debajo del vestido, llegando a su húmedo y apetitoso coñito — El servicio de habitación completo tenía que darl… — gime, no acaba la frase. Mi lengua ya está paseándose por su tanga mientras mis manos no dejan de acariciar sus piernas.

Paso la lengua de arriba abajo y ella empieza a suspirar lascivamente mientras acaricia mi cabeza por encima del vestido. Paso una de mis manos hacia sus muslos y de ahí hacia su coñito, apartando el tanga para dejar vía libre a mi boca. Lo tiene depilado, sube y mojado. Muy mojado.

Paso lentamente la lengua por sus labios y noto como tira del vestido hacía arriba, dejando mi cabeza y sus preciosas nalgas al descubierto. Sonrió y le soplo, levemente. Se estremece. Sigo lamiendo lentamente, pero presionando cada vez más, hasta que mi lengua penetra entre sus labios y empiezan a pasearse por el interior de su rajita, llegando a rozar su lindo clítoris hasta bajar a su agujero, momento en que se lo rodeo y gime.

Vuelvo a subir la lengua hasta su clítoris y empiezo a moverla fogosamente, de arriba abajo, y miro de reojo su cara sonrojada en su tez blanca mientras se muerde el labio.

Me pone que me observe tan lascivamente y tras ver como se muerde el labio hago yo lo mismo en su clítoris. Mordisqueándolo levemente mientras no dejo de mover mi lengua en él. Gime, gime mucho y se humedece a la vez que pone su mano en mi cabeza y la aprieta. Le muerdo los labios inferiores, los beso como si fuera su boca e introduzco los dedos sin previo aviso. Sus rodillas se estampan en mi cabeza y aprietan mi cráneo a la vez que empuja con su mano. Con la mano que tengo libre le agarro la nalga izquierda y aprieto, azoto, muevo y masajeo mientras acelero la penetración con mi dedo índice y corazón a la vez que no dejo de mover la lengua, arriba y abajo alternándolo con círculos y mordisqueo de vez en cuando su clítoris. Gime y gime cada vez más. “No pares” “Sigue, más, más” “Voy a llegar” se repiten y a cada grito acelero el ritmo, penetro más adentro, araño más sus nalgas y mordisqueo su coño más apasionadamente.

Empieza a gemir más fuerte, a apretarme el cráneo y rizar sus dedos en mi camello mientras su coño inunda mis labios. Tras unos segundos en los que no para de estremecerse me agarra la cabeza con las dos manos y tira de ella.

—¡Te quiero dentro mio! ¡YA! — Me ordena. Si estaba duro ahora que la veo con esas ganas lo estoy como nunca antes. Me aparto de sus piernas y me desnudo, cuando me quito la camiseta ella ya se ha despelotado al completo.

Su cuerpo blanco es precioso, con unos pezones pequeños, redondos y bien puesto en unos preciosos pechos. Su cabello recae sobre ellos, haciéndola parecer una ninfa. Se pone de rodillas sobre la cama y me mira con una sonrisa traviesa, lasciva, mordiéndose el labio. Pone su mano sobre su torso y me muerde el labio, muy lentamente, notando cada movimiento que hace con su boca y su mano, la cual baja hasta mi pantalón y empieza magrearme por debajo de los calzoncillos.

—¿No me querías dentro ya? — Pregunto, entre jadeos por todo lo que me he esforzado ahí abajo y por las ganas de meterle el sable en cualquier agujero.

—Sí, y va a ir adentro — Dice tras lo que me mira, me guiña un ojo y sonríe. Me tira a la cama y baja sus labios por mi torso, lentamente, pasando también la lengua. Cuando llega a la cintura me baja un poco los pantalones y los calzocnillos, lentamente, haciendo que mi pene salga cual muelle y choque en su moflete. —Chico malo — dice tras lo que empieza a zarandearla contra su lengua, que tiene fuera, hasta que se la mete entera y empieza a chuparla. Se escucha muy lascivo y no deja de mirarme. Veo que tiene una de sus manos en su coño, sin dejar de moverla. Me pone más aún, gimo y me estremezco. Noto su lengua rodearme el tronco mientras no deja de comérsela de arriba abajo mientras la masturba con su mano a la vez.

—Dios… que bien lo haces… — Digo y cierro los ojos. Segundo después noto como la tengo encima. Ha sido muy veloz en sacársela de la boca y metérsela en su coño a la vez que gemía. Abro los ojos y la veo mirándome, desde arriba, con la cara colorada y la boca abierta mientras sube y baja. Esta con las rodillas flexionadas, una mano en mi torso y la otra en sus pechos. Le quito esa faena y empiezo a tocárselos con ambas manos.

—Dios… dios, que dura — dice, pero yo alucino de lo que me aprieta su coño. Noto cada pared vaginal presionándomela y el placer es inmenso. Magreo sus pechos, juego con sus pezones y los pellizco. Ella gime y saca la lengua mientras no deja de mirarme. Pone sus manos finalmente en la cama, apoyándose, mientras aumenta la velocidad, momento en que empiezo a mover mis caderas al mismo ritmo que ella. —Sí, sí, dame más — dice mientras se inclina hacía a mí, con la lengua afuera.

—Vas a ver — digo mientras levanto levemente la cabeza y le muerdo la lengua, tirando un poco de ella hasta poder besarla a la vez que llevo mis manos a sus nalgas, agarrándolas, elevando un poco su trasero y haciendo que se levante ínfimamente para poder empezar a darle como si no hubiera un mañana levantando las caderas.

Nuestras lenguas se entrelazan a la vez que ahogamos gemidos mientras nos besamos. Cada vez acelero más, cada vez se oye más fuerte como mi polla llega hasta el fondo, chocando nuestras carnes, y cada vez estoy más agotado. Tras unos minutos paro lentamente, aunque sus pechos tardan en dejar de moverse por lo duro y fuerte que le he estado dando. Separamos nuestros labios y veo como aún está más colorada, con la mirada lasciva clavada en mí. Me vuelve a besar, lentamente, paseando la lengua por mis labios y apoyando su mano en mi torso. No deja de darme pequeños besos mientras yo la penetro muy lentamente, intentando ganar tiempo para no correrme pronto.

Finalmente se aparte de encima y se pone contra la pared, a cuatro patas, mientras me mira desde atrás.

—No te contengas, dame hasta el fondo — me dice con pequeñas pausas entre palabras, notándose su cansancio.

No contesto y voy hacía ella, con cara de vicioso, y hundo mi cara en su trasero. Meto mis dedos velozmente mientras con los de la otra mano acaricio su clítoris y mi lengua la paro en su culo, besándole y lubricando su ano.

—No me refería a… — Intenta decir pero empieza a gemir de nuevo, golpeando la pared como enfurecida por no poder decir lo que quiere.

—Lo sé… — digo en un momento en que cojo aire. Tras lamerle el ano un rato y darle bien con mis dedos me levanto y flexiono las piernas a la vez que alzo su coñito hasta que su espalda queda inclinada hacia abajo y su culo a la altura de mi cintura.

—Dame… — dice mientras me mira, agarrada a las sabanas, muy lascivamente… y le hago caso. La penetro duramente mientras la azoto. No freno ni un momento ante sus gemidos y respiro fuertemente para intentar aguantar lo máximo posible.

Empiezo a azotarla, a la vez que agarro sus nalgas y las abro. Para dentro y para afuera, sin parar, sin sacarla del todo pero metiéndola hasta el fondo.

—Tócate — le pido.

—¿Qué? — dice entre gemidos, aunque lo entiendo al segundo intento.

—Que te masturbes — reitero.

Se muerde el labio y me mira. La azoto mientras clavo mis ojos en los suyos y sonríe. Lleva una de sus manos a su coño y empieza a masturbarse, momento en que acelero el ritmo y llevo mi pulgar izquierdo a su ano, empezando a presionar lentamente. Gime, gime mucho, igual que yo, pero más alto. Tras varios segundos en los que penetro lentamente su coño ella va perdiendo la vista centrada y va estremeciéndose más y más a la vez que se masturba más violentamente.

Una vez el pulgar dentro no dejo de sacarlo y meterlo a la vez que penetro su coño con mi pene y araño sus nalgas con los demás dedos.

—Dios, dios, sí… sí… ¡Más! — Grita entre gemidos. Yo no hablo, me concentro en seguir, pero cada vez me cuesta más.

Seguimos y no para de gemir. Cada vez voy más deprisa y cuando me doy cuenta tengo mi torso apoyado en ella y mi mano derecha tocando sus pechos minetras la izqueirda sigue penetrando su culo. Estoy apunto de corerme y no dejo de gemir.

—¡Dios, sí, sí! ¡Me vas a matar! — no deja de repetir.

—Estoy a punto, voy  a correrme. Dios — añado yo, con gran esfuerzo.

—No, no, la quiero encima mío. No te corras aún — me pide, algo que imagino en mi mente, llenándola de blanco, y me pone aún más.

Vuelvo a levantarme y saco el dedo de su culo para agarrar fuertemente sus nalgas y empujarla hasta el fondo en una última embestida que dura unos segundos en los que ella pierde el equilibrio y no deja de zarandearse mientras gime a ritmo de mis polladas, con la mirada perdida y la lengua fuera mientras jadea.

Finalmente saco el pene y empiezo a masturbarme mientras no dejo de nombrar al de arriba, momento en que ella se da la vuelta y se acomoda, pasando sus piernas a mi alrededor y abriendo su coñito mientras se lo acaricia con una mano y con la otra se toca los labios, abriéndose la boca y sacándose la lengua.

—Apunta bien, la quiero toda — me dice mientras me guiña un ojo.

No tardo ni dos segundos tras eso en empezar a correrme, a estremecerme, y me masturbo más rápido para que salga todo el semen posible. Le doy en al cara, en la lengua, en el ojo izquierdo hasta llegar a sus pechos, los cuales empapo. Veo como se traga el de la lengua y empieza a limpiarse con los dedos y a lamerlos mientras yo aún goteo.

Jadeo, estoy destrozado, pero ella se pone de rodillas y empieza a chupar los dedos que me he manchado corriéndome, de forma muy lasciva, cual actriz, hasta pasar a mi pene y dejarlo limpio por completo en mitad de mi sensibilidad y gemidos de placer y dolor por igual.

—Dios… madre mía. ¿Hasta cuándo tengo habitación, dices?

—Creo que mañana es tú última noche, pero hay ampliación disponible.

—Es tenta… — no acabo la frase y escuchamos golpes en la pared de al lado, gemidos e la habitación de enfrente y peticiones lascivas en la habitación del otro lado.

—Va a costar que durmamos hoy, tus amigos son ruidosos — dice sonriendo.

—No tanto como tus amigas y, además, ¿Por qué tenemos que dormir?

Sonreímos, le beso el cuello y ella la oreja mientras me araña la espalda. Nos levantamos y vamos al baño.

Es hora de una ducha.


Os recuerdo que ya podéis adquirir las antologías, con relatos exclusivos, tanto en digital como en físico desde amazon, haciendo click aquí.

Estad atento a nuestras redes para tener información de todas las novedades que van a venir durante este 2019.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s