Adelanto: “Pajaseros” al tren.

¡Húmed@s días/tardes/noches!

Un viaje de larga distanci, una tripulación que quita el hipo y un vagon solitario donde un/a pasjer@ y un/a azafat@ se encuentra, se miran, se disfrutan.

Adelanto del próximo relato, disfrutadlo.


Me muerdo el labio. Viene lentamente, poniendo sus piernas una delante de la otra mientras se desabrocha la camisa. Llega hacia mí y me acaricia la cara para inmediatamente sentarse encima de mis piernas y quedarnos a escasos centímetros.

—¿No nos podrá ver nadie?

—El tren ya lo has cogido, ¿Qué pierdes? —dice antes de besarme.

Sus pequeños labios rodean mi boca y su lengua estrangula la mía mientras mis manos bajan por su espalda hasta llegar a sus carnosas nalgas mientras las mueve sobre mí ya más que abultado pene.

Le subo la mini falda como puedo y filtro mis dedos por sus bragas para palpar su carne. Ella deja de besarme y pasa a devorarme el cuello y me vuelve loco aunque ella parece aún más desbocada, tan húmeda que mis dedos se mojan pese a no haber llegado todavía a su entrepierna.

—Dios… —susurro y ella me mira, se muerde el labio inferior y vuelve a besarme.

—Dios no. Tú, yo, el silencio y nuestros gemidos.

Se abre del todo la camisa aunque no se la quita así como mantiene el pañuelo y no sé porque me pone muchísimo. Se levanta y se quita las bragas. Se me queda mirando la entrepierna y cuando me doy cuenta veo que estoy masturbándome por encima del pantalón.

—Así no se hace… —dice mientras se arrodilla.

Desabrocha, baja la cremallera y acaricia mi miembro a través de los calzoncillos. Me mira sonriendo, como un niño cuando está frente a una golosina, y pasa la lengua. Palpita, palpita y mucho a su paso húmedo. Dejo escapar un leve gemido y entonces abre la boca y, lentamente, abarca todo lo que puede y la cierra, sin dejar de mover la lengua.

Para un momento. Me mira, la miro y sonríe, con la boca cerrada y apretando la nariz. De nuevo me recuerdo a alguien a punto de coger algo que le encanta.

—Seré yo quien tome el postre antes —susurra y me baja los calzoncillos como puede, con algo de dificultad porque estoy sentado pero no me da tiempo ni a levantarme cuando mi miembro sale con efecto muelle y me lo agarra con la mano con la que inmediatamente empieza a moverlo.


Espero que os haya gustado, dejad vuestras opiniones y siguanme en las redes sociales para estar al tanto de todas las novedades 😉

Además, les recuerdo que aquí pueden comprar las antologías ya publicadas:

https://perversocaballero.com/comprar-2/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s